Tren de atardecer

5 01 2008

Deben ser como las 7 y media. Tenía tiempo que no iba a una estacion de tren, desde la ultima vez que fui a Nueva york si mal no recuerdo, y mucho menos a una como esta. Tiene un aspecto muy triste, despedirse de alguien aqui debe ser muy doloroso – Pensé-.

En verdad no se a quién espero aquí o a donde voy, solo estoy sentado viendo los maizales al lado de los rieles y a la gente levantarse de sus asientos de madera listos para abordar. Pura escena de pelicula.

Giro a mi derecha. Veo varias caras conocidas pero no logro identificarlos bien. Se acercan, me saludan y empiezan a hacer cuentos y conversar. No les hago mucho caso pues aún estoy medio hipnotizado mirando el paisaje.

Entre la multitud se encuentra alguien que no veia desde hace tiempo. Se ve mas adulta, madura… mas hermosa. Camina hacia mi pero no se que decirle. Si saludarla seriamente o darle un fuerte abrazo como cuando eramos “amigos”.

– Hola – Me dice primero.

– Hola – Respondo.

Se sienta a mi lado. Abro la boca para decirle muchas cosas….. que no fue mi intencion, que si pudiera devolver el tiempo….. que lo siento.

Las palabras no me salen. Ella pone su cabeza en mi hombro, me quedo sorprendido. Cuando por fin me sale la voz para decir algo me interrumpe, me dice que no importa, que eso ya es pasado, que lo ha olvidado. Como si me hubiera leido la mente.

Cierra los ojos y muestra esa pequeña sonrisa que nunca se me olvida, como la de un bebé satisfecho.

Me quedo quieto viendo el atardecer. Sonrío, me duermo…… despierto, todo fué un sueño.